.

.

Preparando la piel


posted by Sonia Molina on

No comments

Hola a todas.

Ya va apeteciendo usar ropas que muestren algo más de piel de la que dejamos ver en invierno, y como es natural, queremos que esta luzca perfecta, que tenga un aspecto suave e hidratado. Además, empezamos a aprovechar cualquier ocasión para tomar el sol e ir cogiendo "tono" en la piel (por favor, siempre con muchísima precaución).

Para cualquiera de las dos situaciones es fundamental que nuestra piel reciba una serie de cuidados que vamos a ir viendo en el blog a lo largo de los días.

Es necesario eliminar las células muertas de la piel que le confieren un aspecto apagado, sin vida, y que además, van a dificultar la absorción de tratamientos necesarios como hidratantes, reafirmantes o anticelulíticos.

Esto lo vamos a conseguir mediante la correcta exfoliación de la piel.

Existen en el mercado numerosas marcas que comercializan exfoliantes, también llamados peelings, tanto para la piel del cutis como para la del cuerpo, adaptándose a los distintos bolsillos, y muy efectivos.

Desde Blanco Nácar vamos a enseñaros a utilizar productos que podemos encontrar fácilmente en casa, y así, de una manera más económica, hacer nuestros propios exfoliantes.

Para el rostro:

Existen varios que se pueden utilizar en función del tipo de piel de cada una.

Azúcar y aceite de oliva. A mí personalmente es el que más me gusta, porque el azúcar es muy efectivo para limpiar el cutis, sin resultar demasiado agresivo. El aceite por otra parte, aporta una hidratación elevada. Mezclaremos media taza de azúcar blanca con 1 cucharadita de postre de aceite de oliva y lo extenderemos por la cara realizando círculos, evitando el contorno de ojos (su piel es muy fina y delicada). A continuación aclararemos con agua y continuaremos con nuestra rutina habitual de cuidado de la piel. Es posible sustituir el aceite por la crema hidratante que utilizamos habitualmente, pero se trata de no hacer un gasto extra, ¿verdad?.

Yogur Natural y Sal marina. Mezclaremos una cucharada de postre de sal (fina) en el yogur. Éste último tiene acción suavizante aunque no tan hidratante como el aceite. La aplicación es igual que en el caso anterior.

Harina de maíz y limón. Con esta combinación de ingredientes sumamos la acción exfolian de la harina con la astringente del limón.

Tomate rallado y limón.

Estos dos últimos exfoliantes los recomiendo con cautela, pues son más agresivos que los anteriores y pueden provocar irritaciones en pieles sensibles o más finas, pero si no tenéis esos tipos de piel, también funcionan como depurativos de la piel.

Existen muchos más, estos son los más utilizados por lo fáciles de preparar en casa y encontrar los productos necesarios.

Para el cuerpo:

La piel del cuerpo es más gruesa que la del rostro, por lo que podremos utilizar elementos un poco menos suaves que de los que hemos hablado con anterioridad.

En este caso solamente voy a hablar de uno, pues en este tiempo la piel del cuerpo necesita un plus de hidratación, y no solemos darle tanta importancia como al rostro, y  en ocasiones, algunas de nosotras no nos paramos a utilizar hidratación tras salir de la ducha, de manera que con esta "receta" conseguimos todo de una vez.

Sal gruesa y aceite de oliva. Este  tipo de sal, utilizado habitualmente para los asados, tanto de pescado como de carne, es un clásico en cualquier cocina e ideal para eliminar las células muertas de la piel del cuerpo. En caso de piel sensible o muy seca, sustituiremos la sal gruesa por fina o incluso, si fuese necesario, por azúcar, mucho más fino y menos agresivo. El aceite, como en el caso del rostro, confiere la propiedad de hidratar en profundidad nuestra piel. Para hacer este preparado utilizaremos una taza de sal gruesa con dos cucharadas soperas de aceite de oliva y lo mezclaremos todo bien.
Lo aplicaremos una vez en la ducha, con la piel ya húmeda, frotando enérgicamente, e insistiendo en la piel de codos y rodillas, más gruesa y con mayor tendencia a la acumulación de células muertas. Tras ello, nos ducharemos normalmente, utilizando nuestro gel de ducha habitual.

Espero que os resulte útil el consejo de hoy.

Os espero en el próximo post.

Leave a Reply